Segunda tanda de colaboraciones, donde se explicita como una escritura, como unos signos concretos mutan, para transformar su apariencia, para evolucionar. La escritura no es un acto fosilizado, una representación de grafías anquilosada, sino más bien una transformación continua e imparable de rastros y subjetividades.