«Nuestra máquina blanda es el espacio perfecto para el desarrollo viral de este lenguaje que nos contiene y estructura, que nos determina y condiciona. Como experto manipulador de sistemas simbólicos, pretendo primero implantar el silencio para, en una etapa posterior, desarrollar la posibilidad de una existencia poslingüística, de una vida sin lenguaje». Doctor Benway