Un espacio de Rita Cooper que coordinan Pepa Busqué y Ferran Destemple

Autor: Rita Página 1 de 14

Con Pere Sousa de Merzmail.

Dos han sido las publicaciones que he hecho recientemente con Pere Sousa. La primera el año 2021, en una coedición entre Merzmail y La Rita Cooper edita, y la segunda, en el 2022, gracias a ediciones Babilonia.

La primera, que denominamos «Preparación de la cola de huesos», es una serie de collages de Pere, a los que he añadido a modo de leyenda unos textos que explican el tratamiento y la decantación de la cola de huesos, es decir el fallido intento de extirpar la piedra de la locura.

En cierto modo, es un homenaje a las novelas gráficas de Max Ernst y un reconocimiento al trabajo colaborativo entre poetas y artistas plásticos. Añadimos también una banda sonora a la publicación que puedes encontrar en la página de bandcamp.

La segunda publicación lleva por nombre «En un éxtasis escópico» y está dedicada e imbuida del trabajo y la personalidad del artista francés Gil J. Wolmam y de su «Artscotch». Se trata de una reflexión sobre la construcción de las imágenes, sobre su pervivencia y trascendencia.

Rasgos distópicos y de ciencia ficción recorren sus páginas. La banda sonora realizada expresamente, contribuye a ese ambiente.

Los lugares comunes

Esta es una colaboración de Ferran Destemple y Francisco Gálvez, el editor de Deadwax, para el número 3 de su fanzine Altoparlante.

Partiendo de un fotograma de «Persona», la película de Ingmar Bergman, los autores han trabajado en la desintegración de la imagen y en su pertinente reflexión verbal. La imagen se va diluyendo en su propio ruido, mientras la voz en off, nos relata los sucesos que acontecen…

Como no podía faltar últimamente, añadimos una banda sonora realizada expresamente para la publicación.

Corpusincorpore

Esta publicación recoge la colaboración poética de Ferran Destemple (de La Rita Cooper edita) y de John M. Bennett (de Luna Bisonte Prods) que realizaron en el primer semestre del año 2021.

Se trata de un trabajo a cuatro manos entre los dos autores que mezclan tanto la parte textual como la visual, en un intento de disolver sus personalidades para crear una obra que no se identifique con ninguno de los dos, pero que tampoco les sea ajena.

Un paseo por la realidad: tensión entre lo inconsciente y lo consciente en los dibujos de Jaime Rodríguez.

No puedes depender de tus ojos cuando tu imaginación está desenfocada.
Mark Twain

Los dibujos que Jaime Rodríguez lleva realizando desde mediados de los años noventa se desarrollan y circulan por esa fina línea que separa lo objetivo de lo subjetivo, la esfera exterior de la interior, el consciente del inconsciente. Son dibujos que no pertenecen totalmente a una u otra esfera, sino que se contaminan (algunos más que otros) de los dos territorios. En los dibujos de Jaime se produce un fenómeno de ósmosis, de trasvase de elementos inconscientes al plano de lo consciente y viceversa. No surgen, no se crean en un compartimento estanco (bien sea el del inconsciente o el del consciente) sino que traspasan las finas membranas que delimitan las dos esferas. Bien es cierto que hay series que se manifiestan en uno de los dos planos y reciben pocas contaminaciones: así, algunos parecen que emergen del inconsciente, que brotan primigeniamente, con rabia y electricidad y se plasman incompletos en el papel. Otros, por el contrario, delimitan las imágenes y nos procuran una visibilidad objetiva de la escena. Pero, repito, casi nunca sus dibujos pertenecen completamente a uno u otro territorio, casi siempre están en tensión, en lucha consigo mismos.

> Un paseo por la esfera interior:

Del inconsciente surge una materia primera, un magma informe que se contrapone a la racionalidad superficial, a la piel de una realidad carente de sentido, alienante y deshumanizada. Los dibujos nacidos directamente del inconsciente no perfilan una imagen, sino que exhiben como es un estado libidinal, un estado primigenio de ebullición y formación. Sus dibujos del inconsciente pretenden mostrarnos como es algo en potencia antes de conformarse, de solidificarse en una cosa determinada. Solo el propio Jaime nos puede aclarar si estos dibujos son la antesala, el boceto, el ensayo de los que sí están perfilados, silueteados, definidos, de los que evocan la realidad. Los dibujos inconscientes son representaciones de ese magma indeterminado del que proceden, del que afloran.

En cierto modo, podemos interpretar que de esta esfera inconsciente, de este magma hirviendo, de esta realidad psíquica primigenia siempre en formación surgen los dibujos silueteados, los perfiles objetivos y la representación inestable de una realidad exterior.

> Un paseo por la esfera exterior:

El dibujo como un apunte de la realidad: la realidad es móvil e inestable y solo el apunte rápido, el silueteado nos proporciona una fugaz visión de la totalidad. Teniendo esto en cuenta, Jaime Rodríguez nos facilita la comprensión momentánea y destelleante de una cierta visión global de las cosas. Todo ello, evidentemente, comporta la consecuente pérdida: ya no somos capaces de observar, de captar los detalles, los matices.

Creo que los dibujos de Jaime nos ofrecen una visión fragmentaria que capta momentos e instantes concretos que suceden al unísono, simultáneamente. En cierto modo, sus dibujos son un Aleph que capta en un instante y sincrónicamente algunos de todos los sucesos, de todos los instantes posibles.

Podemos proponer, a modo de lectura, como cada dibujo, cada apunte es el resultado gráfico de unos momentos detenidos, congelados, como si de un nodo de un rizoma se tratara. Para comprender la totalidad de esa realidad psíquica deberíamos poder observar la totalidad de los rizomas, es decir de las imágenes (las que existen y vemos y las que todavía no hemos visualizado) y comprender las relaciones y jerarquías que se establecen entre ellas.

A veces la realidad que nos propone alguno de sus bocetos no está plenamente perfilada. Ha sido captada en pleno proceso de formación y antes de llegar a su fin, a su pleno desarrollo, se ha detenido. Para consolidar esa imagen, para mantenerla en el plano real y remarcar su existencia Jaime hila, perfila algunas siluetas con hilo de coser, como si quisiera mantener esa imagen fijada a la superficie. Borda una silueta para que no desaparezca, para que quede constancia de su presencia.

> Un paseo por la esfera social, The social brain:

En su última serie “The social brain” (que continúa en proceso), Jaime intenta plasmar la complejidad de las relaciones sociales, la confusión que provoca la sobreinformación de los medios de comunicación y, cómo no, su incredulidad y desconcierto ante la respuesta colectiva sobre determinados acontecimientos.

Es en la esfera social donde nuestro yo se sumerge totalmente en un líquido disolvente que nos diluye en la segunda persona del plural, en el nosotros. Por tanto, no es erróneo interpretar que en la esfera social domina un cerebro colectivo que se rige por unas normas implícitas que nadie en particular ha dictado. En esta esfera nos deshumanizamos y perdemos nuestra individualidad. En este territorio las imágenes y el ruido no nos dejan respirar, nos ahogan con su bombardeo incesante. Nuestra individualidad es absorbida por una multitud, por la cantidad. Nos dejamos arrastrar, como en el cuento de Poe, por ese río anónimo que no sabemos bien a dónde va y quién dirige. Como él mismo me comenta, en The social brain “se superponen las siluetas de imágenes de noticias diversas de los massmedia, en forma de collage… Se trata de la obsolescencia de las imágenes como reflejo de la obsolescencia mental humana.”

Observamos, pues, cómo en esta esfera domina el consciente sobre el inconsciente, cómo la simultaneidad de las imágenes no puede ofrecernos una clara visión de lo que ocurre realmente, cómo el artista apenas puede vislumbrar una realidad que es múltiple e inestable. En estos dibujos, aparecen algunas frases torpemente escritas, medio borradas, ilegibles como si alguien nos quisiera decir algo pero ese esfuerzo fuera vano, inútil.

Jaime Rodríguez, a modo de diario, nos muestra una continua dialéctica entre el individuo y el ente social, entre el yo y el nosotros, y su esfuerzo y su consciente fracaso es pretender plasmarlo, aprehenderlo aunque sea al vuelo, para intentar ofrecernos su perplejidad y desconcierto.

Pere Sousa. 2ª parte.

Entre la creación y la difusión.

Habitamos unos tiempos en que la apropiación campa a sus anchas, en que Duchamp aparece en cada rincón de la ciudad, donde el Ready-made es parte del aire que respiramos. En estos tiempos confusos cada uno adopta el papel necesario para sobrevivir al excesos de estímulos. Pere Sousa adopta una postura Merz ante todo aquello que huele a poesía o arte. Merz es como la salsa que acompaña a todos los platos. Merz a la hora de crear. Merz a la hora de difundir. Una vida totalmente Merz.

Después de tomarnos un café le interpelo sobre sobre el artista alemán: Desde que comenzaste con la publicación “598” allá por el año 2002, Kurt Schwitters y Merz han sido parte importante de tus obsesiones ¿A qué es debido esa obsesión? ¿Te identificas con él y con su trabajo?

En 1993 hice una convocatoria de Arte Postal en homenaje a Kurt Schwitters, que se exhibió a en 1994. Schwitters es conocido en el mundo del mail art, porque aparte de sus collages Merz, editó una serie de postales con su retrato costumizado que enviaba a sus colegas; pero sobre todo por la utilización de sellos de goma de diversas instituciones, tanto encontrados o prestados, que aplicaba en sus dibujos haciendo trazos o presionándolos de diversas formas sobre el papel.

Se pueden ver algunos ejemplos de Postales, sellos de goma y sellos de correos antes del mail art en este link. Siempre me ha interesado mucho su trabajo artístico. Otros tocaron el collage o la poesía fonética, pero él le sacó el máximo jugo a ambas cosas. Nadie hizo tantos collages como él, ni nadie le sacó tanto partido a la poesía fonética”.

Una gran parte de tu trabajo se ha centrado en la difusión de unas ciertas ideas artísticas: teoría sobre mail art, performance, exposiciones, arte sonoro, y también su recreación mediante conciertos y publicaciones fascímiles. En cierto modo has preferido difundir de una manera creativa a crear, en el sentido que le adjudica la modernidad, en el sentido de “originalidad”.

Crear es quizá una palabra que suena muy potente, nunca me he considerado un artista, tampoco tengo formación de artista, a pesar de estudiar cuatro años escultura y dos años Bellas Artes. Me interesan muchas cosas relacionadas con el mundo del arte y la literatura e investigo continuamente. Me gusta compartir aquellas cosas que me emocionan o interesan. Cuando leí el libro de Water Benjamin “La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, me quedé aparentemente con el título, pero la fotocopiadora y el corta y pega se convirtieron en mis aliados. La originalidad y la copia son elementos secundarios, lo que me importa es que “la cosa” esté ahí”.

¿Has unido estos dos términos, crear y difundir, para difundir pero de un modo creativo? Dicho de otra manera, ¿la actividad de difusión, se ha convertido también en una actividad artística?

Se puede difundir de una forma muy cutre o con facsímiles perfectos. Yo he optado por utilizar las herramientas que más conozco y que no encarecen el artefacto final, la fotocopiadora, los sellos de goma manuales, el collage, etc. Cuando hago una edición facsímile de una publicación Dada, el primer elemento es traducir los textos, encajarlos en las páginas de una forma lo más parecida posible al original, cuidando la tipografía y la encuadernación. Cuando publiqué cuatro revistas del futurismo ruso, eran casi menos cutres que los originales, grapados con hierro y cosidos con hilo en mi edición. La litografía fue sustituida por la fotocopia, los textos a mano en Zaum escritos a pluma con tinta azul, el papel de oro era de chocolate y las figuras fueron pintados con acuarela.

Observo (acabado ya el néctar y la madalena proustiana que nos abre la puerta al recuerdo) que la copia, aquello que deriva de un original, es para los autores contemporáneos su líquido amniótico, una parte quintaesencial de su manera de ver la realidad. La realidad, si es que es posible contemplarla, debe ser como una infinita sucesión de fotocopias, que cambia según la copia que elijas, pero que en el fondo son todas iguales. Sousa utiliza el fascímile para difundir, los poemas encontrados para crear, y lo que se ha llamado nombre múltiple o múltiplo para buscar en los archivos de la historia. Su último descubrimiento, Höxter John, un fotógrafo suizo que inmortalizó a muchos de los protagonistas de la escena Dada y del que pocos teníamos noticia. El poeta siguió el rastro del fotógrafo, hasta conseguir todo una serie de fotografías hasta ahora inéditas que ha plasmado en su reciente libro, «Historia ilustrada de Dadá» editado por L.U.P.I. y que está presentado en un gira por toda la península ibérica. En este libro se recopilan las fotografías del suizo Höxter John junto a unos textos de la Factoría Merz Mail que ayudan a situarlas en su contexto adecuado.

La identidad es un tema que está en el candelero de la actualidad, en las noticias, en todas las conversaciones. La identidad nos preocupa porque creemos que nos describe. Todos nosotros necesitamos de una identidad para sentirnos seguros, para reafirmarnos. Una identidad sexual, una identidad racial, una identidad nacional, económica, social … Sin embargo ha habido, hay y seguramente habrá artistas que han sentido que debían cuestionarla para poder construir otras personalidades ajenas a uno mismo, para alejarse de ese yo omnipresente que nos absorbe. No entraré en el tema porque es largo y un tanto confuso, pero sí diré que algo tuvo que ver el poeta del que tratamos en el ascenso y caída de Luther Blisset y en la divulgación del concepto de nombre múltiple. ¿Quizá Höxter John también tenga algo que decir al respecto?

Volviendo al encuentro explicaré como después de que cerraran la cafetería y tuviéramos que abandonarla, Pere me invitó a su casa donde me mostró los originales del fotógrafo suizo y la caja que los contenía. La caja era una vulgar caja de galletas decorada con grandes rosas y angelicales querubines de los años cincuenta, un tanto oxidada por el tiempo y la desidia. En el reverso de la caja se leía claramente el fabricante “Peek Freans, Bermondsey, London”. En su interior se veían las fotografías bien conservadas, algunas agrupadas con un cordel. En el reverso de algunas, bien visible aún, el sello del fotógrafo estampado. Me explicó también que encontró la caja por casualidad en “Els encants”, el mercado de pulgas de Barcelona, aunque según sus palabras “el que busca encuentra”. También me explicóque aquella caja llegó al mercado entre los restos de las cosas del pintor catalán Albert Ràfols-Casamada y de su mujer, la también pintora María Girona, cuyo legado fue a parar al mercado por la negligencia de instituciones y familiares.

Para finalizar este artículo que repasa la diversa trayectoria de este poeta, rapsoda, editor, recreador y divulgador, además de recomendar encarecidamente visitar su web donde encontraréis gran parte del material del que aquí he hablado, enumeraré brevemente las publicaciones que ha hecho en Merz Mail recuperando textos de autores de las vanguardias históricas:

>Un par de cuentos inéditos en castellano de Kurtz Schwitters que ha traducido del alemán:

El espantapájaros”. Colaboración de Schwitters con Käte Steinitz y Theo van Doensburg, del que también hicieron una edición en catalán y el cuento “Pedro Gallo”.

>Una edición facsímile en alemán de los libros de Kurt Schwitters: “Anna Blume” y “Memorien Anna Blumes in Bleie”.

>Una postal edición facsímile del cartel “A Anna Blume” con el poema traducido al castellano y al catalán con el tipo de letra original.

>Una edición facsímile del número 24 de la revista Merz, que incluye la “Ursonate” de Kurt Schwitters y el disco de la “Ursonate” coeditado por O.I.L/Merz mail/Public Art, que recoge una interpretación de la pieza a varias voces.

>Un minidisco que recoge diversas versiones del poema “A Anna Blume” de Schwitters, mezclando diversas fuentes sonoras.

>El CD “Poesía Fonética” acompañado de un librito con los textos de los poemas de Salvat Papasseit, Jacob Sureda, Enric Crous, J.V. Foix, J.M. Junoy, Francisco Vighi, Joan Folguera y Xavier Bóveda, interpretados por Pere Sousa.

Este texto fue publicado por primera vez en la revista digital «Bitácora de vuelos«

Página 1 de 14

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén